Zeolife está hecho con el mineral más puro de Chile



¿CÓMO FUNCIONA?

La acción desintoxicante, antioxidante y reguladora de PH de Zeovet®, se basan en 4 hechos:

1) La superficie de las partículas de zeolita poseen carga negativa, pero cuentan con cationes intercambiables en sus múltiples micro-polos, esos cationes (carga positiva), equilibran a la molécula de modo que ésta posee carga neutra. ¿Por qué es importante que sea negativa la carga en la superficie? Porque justamente los radicales libres (metales pesados y toxinas) son moléculas desbalanceadas con carga positiva las que “buscan” ganar electrones para lograr equilibrarse, por lo que son atrapadas por la molécula de zeolita. 

2) La estructura de las zeolitas poseen innumerables micro-poros que maximizan la superficie de contacto. Los micro-poros de las zeolitas tienen diámetros de 4 a 5,5 Å (1*10-10m), de modo que los cristales de zeolita poseen una superficie específica mayor a 200 m2/gr. 

3) Gran estabilidad en la escala de PH, las moléculas de zeolitas son estables entre el 0,05 y el13,5 en la escala de PH. 

4) El micronizado especializado que caracteriza a Zeovet® incrementa sustancialmente, la ya alta, capacidad de intercambio catiónico de las zeolitas, de esta forma se incrementan las propiedades antes mencionadas y el resultado es un suplemento alimenticio mucho más efectivo. Por otra parte, el micronizado asegura que Zeovet® penetrará la mayor parte de los tejidos, ya que es capaz de sortear barreras como las vellosidades intestinales ampliando así su acción más allá del tracto digestivo.



EXPLICACIÓN DE LA ACCIÓN DE ZEOVET® EN EL ORGANISMO

Acción antioxidante: los radicales libres son fijados a la estructura de Zeovet® mediante enlaces covalentes. Las partículas micronizadas de Zeovet® poseen innumerables electrones para compartir y controlar a los radicales libres.

Acción desintoxicante: las toxinas y metales pesados, por tratarse de moléculas polares, son atrapadas por Zeovet® tanto en la superficie como en los micro-poros de las partículas micronizadas, dejando inactivo el mecanismo de acción de los agentes tóxicos.

Acción reguladora de PH: en conjunto, la gran capacidad de intercambio catiónico y la gran estabilidad en la escala de PH de Zeovet®, le otorgan la acción reguladora de PH en todo tipo de tejidos, llevando al equilibrio natural cada uno de los espacios que entren en contacto con el producto.

Por ejemplo, producto de mutaciones en las proteínas conformantes del ADN, las células cancerígenas son más ácidas que las células normales, éstas se desarrollan en un PH de alrededor de 7. La mayoría de células se desarrollan en un PH alrededor de 7.4. Zeovet® al entrar en contacto con tejidos cancerosos devuelve el PH a la normalidad, subiéndolo de 7 a aproximadamente 7.4 (debido al fenómeno de intercambio catiónico), por lo que la célula cancerígena finalmente muere y no se replica en ese medio.

Zeolife está hecho con el mineral más puro de Chile

EXPLICACIÓN DE
LA ACCIÓN DE
ZEOVET®
EN EL ORGANISMO

Acción antioxidante: los radicales libres son fijados a la estructura de Zeovet® mediante enlaces covalentes. Las partículas micronizadas de Zeovet® poseen innumerables electrones para compartir y controlar a los radicales libres.

Acción desintoxicante: las toxinas y metales pesados, por tratarse de moléculas polares, son atrapadas por Zeovet® tanto en la superficie como en los micro-poros de las partículas micronizadas, dejando inactivo el mecanismo de acción de los agentes tóxicos.

Acción reguladora de PH: en conjunto, la gran capacidad de intercambio catiónico y la gran estabilidad en la escala de PH de Zeovet®, le otorgan la acción reguladora de PH en todo tipo de tejidos, llevando al equilibrio natural cada uno de los espacios que entren en contacto con el producto.

Por ejemplo, producto de mutaciones en las proteínas conformantes del ADN, las células cancerígenas son más ácidas que las células normales, éstas se desarrollan en un PH de alrededor de 7. La mayoría de células se desarrollan en un PH alrededor de 7.4. Zeovet® al entrar en contacto con tejidos cancerosos devuelve el PH a la normalidad, subiéndolo de 7 a aproximadamente 7.4 (debido al fenómeno de intercambio catiónico), por lo que la célula cancerígena finalmente muere y no se replica en ese medio.







|